Volver

Cómo optimizar tu sitio para el Core Web Vitals de Google

Blog-Portada2.jpg

Cómo optimizar tu sitio para el Core Web Vitals de Google

El posicionamiento de los sitios web siempre ha dependido de muchos factores. Por si no fuesen bastantes cosas a tener en cuenta, se han sumado las Google Core Web Vitals como otros aspectos a tener en cuenta para una optimización web ideal.

Las Google Core Web Vitals no son más que parámetros métricos establecidos que buscan mejorar la experiencia de los usuarios al interactuar con páginas web. Estas se dividen en tres, esencialmente, y tienen que ver con el tiempo de carga, la estabilidad visual y la interactividad. Te lo contamos en detalle.

¿Qué es LCP y cómo optimizarlo?

LCP son las siglas de Largest Contentful Paint, que en español sería el tiempo de carga de la imagen con contenido de mayor tamaño.

Esta métrica establece que el tiempo de carga del contenido de mayor tamaño debe visualizarse en menos de 2.5 segundos a partir de que la página comience a cargar.

Hay varias estrategias que podrás implementar para optimizarlo, ya que los factores de carga dependen de la rapidez de respuesta del servidor, el tamaño, formato del contenido y otros aspectos. En todo caso, algunos consejos para optimizar el LPC son: 

● Comprimir los archivos de imagen y video, pero asegurándote que se muestran en una calidad alta.

● Ten en cuenta que el diseño sea responsive para que se visualicen bien en diferentes dispositivos.

● Utiliza una Red de Distribución de Contenidos o CDN para facilitar la carga de los archivos.

● Optimiza el tiempo de respuesta de los servidores.

● Asegúrate que el CSS y el JavaScript esencial de tu sitio carguen sincronizadamente para evitar errores de renderización incompleta. 

Para medir la puntuación de una página web en las distintas métricas, puedes usar diferentes herramientas y extensiones. Así que tener la información clave no es complicado.  

¿Qué significa FID y qué hacer para optimizarlo?

El FID en las Google Core Web Vitals significa First Input Delay, que en español es el tiempo de respuesta de la página al interactuar el usuario con ella.

Cuando un usuario presiona un botón o enlace en la página, comienza el contador del tiempo de respuesta, que será el FID. Una página se encuentra clasificada dentro del espectro “bueno” cuando el tiempo de respuesta es menor a 100 milisegundos.

Para optimizar el FID es necesario optimizar lo que hemos comentado antes, organizando cómo se descargan los archivos para que se acelere al máximo el proceso para el navegador. 

Además de esto, conviene que se optimice y compriman los códigos CSS, que son esenciales para la carga de tu página web, además de eliminar todo lo que no sea imprescindible.

Es importante que se dividan los procesos de manera asíncrona en tareas de menor carga, para disminuir el impacto en la rapidez del sitio web.

Por último, determinar y priorizar los elementos que puedan ofrecer más valor a los usuarios es otra de las claves para mimar las Core Web Vitals de Google. 

¿Qué es CLS y cómo puedes optimizarlo?

CLS quiere decir “cambio inesperado de contenido”. Esta métrica pretende establecer un mínimo de estabilidad visual, ya que se basa en la cantidad de modificaciones visuales en el contenido.

Al igual que las demás, esta característica de Google Core Web Vitals busca ofrecer una experiencia de usuario agradable.

Así, errores tipo presionar un botón y que este se desplace rápidamente provocando que selecciones otro elemento de la página van en contra de la CLS. Para optimizar esta, es preciso: 

● No poner contenido encima de otro cuando no es útil para la interacción del usuario.

● Establecer las dimensiones de los elementos gráficos, reservando siempre márgenes y teniendo en cuenta la responsividad.

● Si usas fuentes propias o de terceros en servidores, prevé problemas de carga usando “rel=preload” para priorizar la descarga y que el contenido no se modifique con su aparición. 

¿Por qué optimizar las Google Core Web Vitals?

Saber cómo optimizar las Google Core Web Vitals permite que tu web se posicione en los buscadores y, además, ofrecerás una mejor experiencia de usuario a todo el público que visite tu página. No solo importa el SEO, sino también las personas que interactúan y visitan tu sitio web. Optimizar esas funciones es clave para un magnífico resultado.